AHORRO ENERGÉTICO EN SISTEMAS DE AIRE COMPRIMIDO

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

ISA España celebrará una Reunión Técnica en Madrid el 4 de abril, para hablar del ahorro energético en sistemas e instalaciones de aire comprimido.

El aire es caro. Muy caro. La compresión de aire es muy ineficiente. Y en la industria se utiliza para casi todo.

En Europa existen más de 320.000 instalaciones industriales que utilizan aire comprimido para mover y manipular objetos, garras, pinzas, alimentar herramientas neumáticas, mover válvulas, vehicular fluidos, generar vacío…

La industria europea consume al año unas 400 TWh de energía eléctrica. De las cuales, el 20% se utiliza para comprimir aire. En una instalación media, el 70% de este aire generado se utiliza en aplicaciones de soplado, el 10% en movimiento y el 20% restante se desperdicia en forma de fugas.

Articulo Blog RT1704_foto 1_aire comprimido

Cuantifiquemos en Euros

Si asumimos que puede conseguirse fácilmente una mejora de la generación y uso del aire comprimido del 33% conseguiríamos una reducción de consumo energético de 26 TWh. Como resulta que el coste medio de la electricidad es de 0.09 €/kWh, podríamos obtener un ahorro total de:

Articulo Blog RT1704_foto 2_aire comprimido
Y todavía más importante: evitaremos la emisión de 10,5 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera

Pongámonos en marcha. Es fácil.

Desde las plantas industriales:

  • Reduzca la presión de aire al mínimo necesario.
  • Filtre y seque el aire de forma apropiada.
  • Mantenga filtros y componentes en buen estado.
  • Use únicamente componentes de conexionado y tubos, de material y calidad adecuada al proceso.
  • Sectorice la planta para aislar las zonas de trabajo cuando estas no estén operativas.
  • Detenga el soplado de aire cuando no se utilice.
  • Optimice al máximo las aplicaciones de vacío con elementos de generación y medición adecuados.
  • Compruebe periódica o monitorice permanentemente el consumo de aire.
  • Evite y reduzca las fugas de aire.
  • Produzca el aire de la forma más eficiente posible.
  • Genere un documento de especificación en el que se detallen buenas prácticas solicitadas para el fabricante de la maquinaria.
  • Informen a todo el personal del coste del uso inadecuado de la energía neumática.

Desde el fabricante de máquinas:

  • Dimensione el tamaño de los componentes de las máquinas a las necesidades reales de la aplicación.
  • Proponga sistemas que monitoricen permanentemente el consumo de aire y alerten ante posibles aumentos no controlados.
  • Informe y promocione en sus clientes las medidas adoptadas para minimizar el consumo de energía en sus máquinas.
  • Diferencie su producto del competidor certificando el uso adecuado de la energía y los productos y medidas adoptados para ello.

Desde las administraciones:

  • Promuevan la optimización del consumo energético.

La industria es el hábitat de ISA. También nos preocupa el consumo de energía. Conecta.

Juan Manuel Ferrer Miralles
 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *